Asegura tu casa, es tu patrimonio

Una casa es la inversión más importante en la vida de las personas, hay quienes trabajan por 20 ó 30 años para alcanzar esta meta, no es justo que ese patrimonio se pierda por descuido. En la actualidad asegurar el coche es más importante que comprar un seguro a la casa y proteger a la familia. Los seguros de vida, de gastos médicos mayores y de casa habitación tienen mucho menor demanda que los de automóviles.

Quizás se deba a que pocas veces somos conscientes de los riesgos que corremos, pues predomina el pensamiento de “Eso no me va a pasar a mí”, cuando vemos en la televisión los miles de damnificados que pierden sus viviendas como consecuencia de un huracán, terremoto o robo.

Ya no es posible que por falta de información, cultura financiera o desidia no se compre un seguro. Los seguros para casa son equiparables a los de automóvil: las de interés social pagan una prima promedio anual que oscila entre $1,500 y $2,000 pesos, mientras las que cuestan arriba de 500 mil pesos pagan entre $3,000 y $8,000 pesos anuales, dependiendo del valor comercial de la misma. El seguro de un automóvil que en promedio cuesta 150 mil pesos sale entre siete y ocho mil pesos, pero el de un Jetta, con gran demanda en el mercado y altos índices de robo, llega a costar hasta 15 mil pesos, según la página de la Comisión Nacional de Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros.

Por lo anterior, no es ni oneroso, ni descabellado gastar en un seguro para tu casa.
Este tipo de seguros se clasifican en cuatro grandes categorías: de contenido, robo, desastres naturales y gastos extraordinarios.

1.- El seguro de contenidos cubre todos los muebles que posea, como electrodomésticos, ropa, joyas, obras de arte, etc.
2.- La póliza contra robo sólo se paga cuando se trata de robo con violencia, es decir, cuando el peritaje arroja que se empleó la fuerza.
3.- Los seguros de desastres naturales cubren los daños ocasionados por terremotos -sean producidos o no por erupciones volcánicas-, huracanes o inundaciones, entre otros.

Tiene dos modalidades:
• La primera cubre únicamente la construcción.
• La segunda cubre también su contenido.

4.- El de incendios ampara todos los bienes que haya dentro de la casa al momento del siniestro, además de las instalaciones del edificio.

A veces también incluye los llamados gastos extraordinarios, que pagan la renta de otra vivienda mientras se realizan las reparaciones pertinentes en la casa. La recomendación es que al igual que aseguras tu automóvil te acerques a tu aseguradora y preguntes sobre las pólizas para hogar.

Unirse a la discusión

Comparar listados

Comparar